Aportar calidez a la venta online

Un origami en tu compra online

El comercio tradicional argumenta -y muchas veces con razón- que el servicio y la calidez que aportan en el punto de venta nunca serán superados por la venta online.  Por supuesto las tiendas online no se quedan de brazos cruzados e intentan compensar con detalles creativos esa ausencia de contacto humano.

La tienda “Cool Japan Tokyo”, especializada en artículos de colección y curiosidades japonesas, envía con cada compra una carta de agradecimiento y un origami, que quizás intenta llevar el espíritu del país del sol naciente.

La venta puertas adentro

Muchas veces los proyectos tecnológicos que lanzamos al mercado dependen de la implantación que hagamos en el área comercial. En esos casos es fundamental que los comerciales participen del proceso de desarrollo y se les considere un objetivo tan importante como el cliente mismo. Ahí van algunas recomendaciones para que los asesores comerciales sean el motor de tu proyecto:

Sencillez: el proceso que propongas debe ser ágil y fácil de entender. Paradójicamente a veces eso implica desarrollar herramientas más complejas tecnológicamente o más costosas, pero el esfuerzo valdrá la pena cuando los comerciales entiendan el proceso a la primera y desaparezca su recelo ante la novedad.

Cuidado con las retribuciones variables: imagina que implantas una tienda online que será recomendada por tus asesores comerciales. Una de las primeras preguntas que te harán será: ¿Tengo comisión por las ventas online? Si tu respuesta es “no” el resto de la conversación será incómoda. Por tanto considera el sistema actual de comisionamiento en tu proceso y evalúa integrarlo a la herramienta según el criterio de la empresa.

Ten un “mercado de prueba” interno: si implantas tu herramienta en una zona pequeña antes de lanzarlo a todo tu mercado, podrás detectar y resolver errores y se te ocurrirán mejoras muy útiles en la implantación definitiva.

La comunicación interna es tan importante como la externa: no la dejes al azar, planifícala con dedicación y procura que sea interesante y motivadora.

Cuidado con los procesos relacionados: si te propones mejorar una parte del sistema, ten en cuenta que los demás no verán sólo tu mejora sino el conjunto del proceso. Por ejemplo: si creas un sistema genial para tomar pedidos, pero sigues usando un sistema de facturación problemático, no habrás resuelto nada y probablemente empieces a a ser el culpable de que el sistema general no sirva. Si te vas a ocupar de un proceso concreto será mejor que te asegures de que todo lo demás también funciona,