¿Qué es eso de las Misiones Inversas?

Parece un título de películas, una especie de “misión imposible”. Pero en realidad se trata de algo mucho más convencional. Las misiones inversas son acciones comerciales que generalmente organizan las instituciones para acercar a potenciales clientes extranjeros con los proveedores de una zona concreta. Por ejemplo: si ves por ahí que el ICEX organiza una misión inversa a Rusia para empresas de alimentos, eso significa que el ICEX traerá a un grupo de importadores aquí para que se reúnan con las empresas que lo deseen. Se trata de un modo barato y sencillo de acercarse a mercados internacionales evitando desplazamientos y “palos de ciego.”
A veces las empresas que asisten a las misiones inversas llegan tan ansiosas de mostrar sus productos que se saltan algunos pasos que les facilitarían bastante las cosas:

Buscar información sobre los importadores que asistirán: solicita al organizador información sobre los clientes asistentes y averigua a qué se dedican. A veces basta una simple visita a la web para saber cual es el producto que más le interesará.

Aprovecha tus 30 segundos de gloria: Crea un discurso breve, atractivo y diferenciado sobre tu negocio: generalmente el tiempo que tendrás con cada cliente será escaso, así que procura tener una introducción preparada en la que transmitas brevemente lo que hace especial a tus productos.

image
Misión Inversa para el sector vinícola

Preguntar: recuerda que vender no consiste en hablar sino en escuchar al cliente, así que asegúrate de llevarte algo de información de cada cliente que pueda ser útil para el negocio. No cuesta nada y puede ser muy útil hacer preguntas como ¿Qué está buscando? ¿A que clientes atiende? ¿Que le ha parecido nuestros productos? ¿Ya distribuye productos del país?

Informarse sobre el país de donde proviene la misión: llevar a este tipo de reuniones solo tus ideas preconcebidas sobre el país es un obstáculo y hasta puede resultar ofensivo. Hace poco me reuní con un norteamericano que estaba bastante harto de que todos los españoles supusieran que a él le gustaba Barack Obama, o que en EEUU sólo se comiera comida rápida.

No a la sobreinformación: Si tienes muchos productos procura ofrecer sólo los que se adapten a las necesidades del importador. Agobiarle con información no hará que te compre, lo que sí lo hará es que te intereses por su mercado (recuerda: pregunta) y pongas sobre la mesa sólo lo que puede resultarle útil.

Seguimiento: tras la misión no dejes pasar mucho tiempo antes de comunicarte con los nuevos contactos. El éxito de la misión se verá tras varios meses (a veces años) por ello hay que mantener la comunicación, informar sobre novedades, aportar datos de utilidad, etc.