¿Es contagioso eso del marketing viral?

Esa fue la pregunta que me hizo uno de mis alumnos en tono jocoso, y la respuesta es sí, o al menos lo intenta.  Para quienes nunca hayan oído hablar de ese término, se trata de un tipo de acciones comunicacionales o promociones que son divulgadas por los mismos clientes o espectadores.

Una de las cosas que  ha hecho internet es democratizar los contenidos, es decir: ahora cualquiera puede colgar un video y competir en igualdad de condiciones con otro que ha colgado una trasnacional.  Antes las cosas eran muy distintas, el medio masivo de mayor alcance era la TV y los anuncios comerciales se presentaban como una imposición para el espectador, es decir: simplemete aparecían en mitad de la programación y había que verlos.  En internet el espectador elige lo que ve cuando quiere, por ello se puede dar el lujo de ser más selectivo. 

Para llamar su atención ahora la comunicación que emiten las empresas debe ser lo suficientemente impactante como para que el espectador se moleste en verla por voluntad propia y además la recomiende a sus conocidos.  El cliente se convierte así en el divulgador más legítimo para cualquier producto, un “inoculador del virus”.

Mira esta campaña viral y dime si no te apetece enviársela a dos o a tres de tus amigos: Samsung Omnia HD en Youtube

Este autobús es una lata

Viajar en autobus puede hacerte sentir como en una lata de sardinas, especialmente en estos.En la comunicación algunos diferencian el mensaje (lo que se dice y como está presentado) y el soporte (el medio en el que se coloca, valla, TV, internet, etc).  A veces las campañas más impactantes son las que no diferencian entre una cosa y la otra, y convierten al medio en parte del mensaje.  

Mira lo que está haciendo La Casera en los autobuses de Málaga.